HOSPITALES Y DESINFECCIONES

 

Tenemos que hacer especial hincapié en este tema, debido a que son muchas las enfermedades que contagian debido a la mala realización de estas labores de limpieza.

 

Quirófanos:             El paso continuo de pacientes y en contacto con sangre o fluidos corporales hace más fácil la contaminación de utensilios, aparatos y superficies con bacterias, virus u hongos.
La limpieza en estos casos debe ser muy centrada en el tipo microorganismo a tratar, pues algunos de estos, se han adaptado a lo largo de los años a los productos de limpieza y consiguen resistir altas dosis.
¿Cómo acabar con este problema? – No es fácil determinar cuándo una superficie ha sido esterilizada, dado que no son visibles al ojo humano, pero bajo controles bioquímicos de laboratorio podemos saber si las superficies se encuentran desinfectadas y en caso contrario adaptar o cambiar los productos para romper la barrera de resistencia de estos.

 

Hospitales:             Igual que en quirófanos, es también un tema bastante delicado, aunque no necesita un grado tan alto de desinfección, es necesario también aquí un seguimiento continuo de la contaminación por microorganismos, ya que en zonas de habitaciones, urgencias y otras zonas, el flujo de pacientes con múltiples enfermedades es continuo y la contaminación se hace más fácil a medida que transcurre el tiempo.
¿Qué hacer al respecto? Igual que en quirófanos, deberemos hacer pruebas periódicas para evaluar qué tipo de microorganismo deberemos tratar y que producto desinfectante deberemos utilizar.

 

Desinfecciones:     En general todas las superficies y utensilios pueden ser desinfectadas, aunque en algunos casos no necesitan serlo debido a que no suponen un riesgo para la salud, en otros casos estas limpiezas pueden salvar vidas.


Productos: Aunque la mayoría de las personas piensan que la Lejía es un desinfectante mui poderoso y el olor despierta en nuestras mentes una sensación de limpieza, tenemos que decir que estaban en lo cierto hace años, hoy en día los microorganismos están tan acostumbrados a estos productos que se han hecho resistentes y consiguen sobrevivir, independientemente de la cantidad de producto utilizado. Por eso en cambio regular de producto desinfectante y la variación de la composición de estos es el factor más importante para conseguir una mejor desinfección.

                              


Solicitar presupuesto