LIMPIEZA DE CRISTALES

 

El cristal nos deja ver, pasar luz, aísla de la temperatura,… algo increíble, ¿verdad?
Por eso debemos prestar especial atención a este material, aunque no me voy a poner aquí a explicar cómo se hace el cristal y que cualidades  tiene, sí que podemos explicar cuál es la mejor forma de mantenerlo en las mejores condiciones posibles.
E aquí que merezca un mayor cuidado, dado que sus características lo hacen más frágil en cuanto a productos y mecánica.


Los cristales, se componen de arena de sílice, carbonato de sodio y caliza, por lo tanto son sensibles ante cualquier tipo de ácido, pero también debido a su transparencia tienden a ser sensibles ante la aplicación de medios mecánicos abrasivos que pueden causar deterioros en la superficie.


Deberemos realizar una limpieza periódica, con el fin de evitar acumulación de residuos que perjudicarán la visión y deterioro. También debemos aquí contar con que cada cristal esta sujetado por algún cuerpo rígido, ya sea aluminio, madera,… que deberemos limpiar.


¿Periodidad? – Dependiendo del tipo de visión necesaria (cristaleras, escaparates, fachadas,…) fijaremos una perioridad adaptada a la necesidad.

 

Solicitar presupuesto